Las Cookies nos ayudan en la disposición de nuestros servicios. Con la utilización de nuestros servicios, usted se declara de acuerdo en que utilicemos Cookies.
En el siguiente enlace encontrará informaciones adicionales sobre las Cookies. Saber más sobre las Cookies...

El aire comprimido y las impurezas derivadas de los aceites minerales, MOSH y MOAH

08.02.2018

Recientemente diversas autoridades y asociaciones de seguridad alimentaria como la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) AECOSAN (Agencia Española de Cosumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición) AFSCA (Agence fédérale pour la sécurité de la chaine alimentaire, Bélgica) han expresado su preocupación por la presencia de impurezas de los aceites minerales conocidos como MOSH y MOAH en alimentos.

Esto se ve reflejado en que la OCU ha solicitado la retirada del mercado español de tres productos por contener niveles de estas impurezas que sobrepasaban las recomendaciones de recientes estudios científicos. En concreto, por altos contenidos de MOSH Y MOAH se ha pedido la retirada de los cereales de arroz con cacao de El Corte inglés y de la Granola con avena de Quaker y la pasta para Lasaña de Agnesi. (fuente: www.ocu.org)

 

¿Qué son y qué relación tienen con el aire comprimido?

Según la OCU. “ Los aceites minerales (MOH) son una compleja mezcla de sustancias derivadas del petróleo. Mal refinados dan lugar a impurezas tóxicas: los MOSH (Mineral Oils Saturated Hydrocarbons), que se acumulan en tejidos, nódulos linfáticos, bazo e hígado y pueden ocasionar microgranulomas, y los MOAH (Mineral Oils Aromatic Hydrocarbon), que son considerados como posibles sustancias carcinógenas y mutagénicas.” (fuente: www.ocu.org)

El origen de esta contaminación es diversa, entre ellas, según la AFSCA:

·        La contaminación ambiental. Debido a la combustión de los vehículos

·        Contaminación accidental en el entorno de producción por aceites térmicos o aceites lubricantes y también a través de compresores de aire comprimido.(*fuente conclusiones del comité científico de AFSCA, en el informe SciCom2015/15 en el apartado 4.1.2 pag.12 )

Por este motivo es de vital importancia para la industria de alimentación considerar al aire comprimido que tiene contacto directo con el alimento como un punto crítico y sea reflejado en el APPCC.

 

¿Se puede evitar la contaminación del aire comprimido?

La respuesta es no. Veamos tres motivos:

  • El uso de compresores lubricados. Aunque se utilicen lubricantes categoría H1, estos están recomendados para contacto accidental con los alimentos. De forma que, sea cual sea el aceite que se utilice, si el aire tiene contacto directo con el producto siempre debe tratarse.
  • La contaminación ambiental. El hecho de que muchas empresas sitúen los muelles de carga y las zonas de paso de vehículos cerca de la sala de compresores, hace inevitable la presencia de MOAH en el aire comprimido, pues estos absorben el aire del ambiente.
  • La instalación inadecuada de los compresores contribuye a la contaminación del aire comprimido. No olvidemos que los compresores sin aceite no tienen aceite en el compartimento de la compresión del aire, pero sí se utiliza en la maquinaria del compresor. Si la ventilación de la sala de los compresores no es la correcta, el vapor de aceite provocado por el uso del compresor es reabsorbido por el propio compresor, contaminando con MOAH el aire comprimido resultante. Además, en ocasiones se utiliza la sala de compresores como zona de almacenaje, guardar en ella aceites industriales provocará la contaminación del aire por MOAH.
  • El uso de lubricantes y siliconas en la instalación de componentes del sistema de aire comprimido contamina la instalación y el aire. En estos casos la contaminación del aire comprimido es tanto de MOH como de MOAH.

En vista de que la contaminación es inevitable, para las producciones sensibles en BEKO TECHNOLOGIES recomendamos el tratamiento del aire comprimido, tanto en instalaciones con compresores lubricados como los no lubricados y a ser posible en el punto más cercano a su aplicación.

 

Eliminar y controlar el aceite y los hidrocarburos es posible

Como especialistas en calidad del aire comprimido, en BEKO TECHNOLOGIES disponemos de diversas soluciones para la eliminación de aceites e hidrocarburos en el aire comprimido y para el control de la calidad del aire comprimido. Dependiendo de la aplicación e instalacion nuestros especialistas aconsejan aquella que se ajuste mejor a cada cliente.

BEKOKAT

Es un convertidor catalítico que asegura la eliminación total de aceites e hidrocarburos del aire comprimido. Además proporciona una proteccion adicional a bacterias, debido a las altas temperaturas a las que somete el aire comprimido durante el proceso. Una vez tratado el aire con BEKOKAT los valores de aceite residual se reducen a unos niveles ínfimos de entre 0,003 a 0,001 mg/m³, esto es, clase 0, según ISO 8573-1. Más información. Descarga de catálogo.

CLEARPOINT V

Es una torre de carbón activo que absrove el aceite e hidrocarburos del aire comprimido y alcanza una calidad de clase 1 según ISO 8573-1 (0,01 mg/m³). Más información. Descarga de catálogo.

Medidor de aceite residual METPOINT OCV

METPOINT OCV mide con valores exactos y directamente desde la corriente del aire comprimido el contenido de aceite residual hasta un límite de 0,0006 mg/m³. Los datos se exportan para su posterior análisis. Puede programarse una alarma en caso de rebosamiento de límites. Más información. Descarga de catálogo.

Auditoría de calidad según ISO 8573-1

Nuestros técnicos especialistas realizan auditorías de calidad utilizando los más modernos sistemas de medición directamente desde la corriente del aire comprimido y con el informe final se incluyen propuestas de mejora de la instalación, si fuera preciso. Más información. Descarga de catálogo.

Volver